Es alta la tarifa del servicio de agua potable en nuestro municipio? Estamos aplicando un precio de comedor demasiado bajo en nuestra guardería y por otra parte se debería reducir la cuota de escolaridad? Se debe crear algún nuevo precio público para recuperar algún costo?

Son múltiples los contratos y concesiones de servicios en los que por el mero transcurso del tiempo y el cambio de circunstancias respecto a la situación inicial, se ha perdido la perspectiva y el control financiero del servicio y resulta complejo determinar, en la actualidad, si el precio que paga el usuario final del servicio guarda correlación con el «coste objetivo del servicio».

¿Qué pasos se deben seguir para poder determinar el coste objetivo de un determinado servicio?

 

1. Previamente hay una contextualización del servicio. Analizar el contrato administrativo, los Pliegos Técnicos y Administrativos que aplican, la oferta económica que presentó el contratista, expedientes y revisiones de tarifa existentes entre otros.

 

2. Obtención de la última información financiera y de gestión: Para los diferentes costes asociados a las actividades del servicio se recopila información financiera (sumas y saldos de la contabilidad) y de gestión (pe afluencia de usuarios en la guardería y dedicación en tiempo del profesorado a las actividades, rendimiento del servicio de agua por citar algunos ejemplos) correspondiente al último periodo con datos disponibles.

 

3. Indagación de la procedencia y aplicabilidad de cambios respecto última información disponible: Evaluación de la existencia de nuevas circunstancias a tener en cuenta (por ejemplo, incrementos salariales del Convenio Colectivo, nuevas leyes de inminente aplicación) así como consideración de circunstancias existentes en el pasado que deban tenerse en cuenta en la proyección y que no se hubieran tenido presentes en el pasado (por ejemplo determinados gastos indirectos del personal del Ayuntamiento)

 

4. Contraste con personal técnico del gestor del servicio así como del Ayuntamiento del carácter objetivo de los costes: A partir de la información obtenida en las anteriores fases, se debe contrastar con el personal del gestor del servicio y el Ayuntamiento la aplicabilidad de las diferentes partidas de coste por el ejercicio n + 1 y se aplicarán los correspondientes ajustes y regularizaciones si procede.

 

5. Clasificación de los costes: Una vez determinados y contrastados los potenciales costes del servicio aplicables para el ejercicio n + 1 se procederá a su clasificación según el portador de coste (Ayuntamiento o gestor del servicio), según el elemento de coste correspondiente (pe gasto de personal directa, costes de comedor, otros gastos del servicio …), en función del horizonte temporal de los costes (costes corrientes / de explotación o bien costes de capital como las amortizaciones) o bien, en función de la vinculación y dedicación al servicio (costes directos e indirectos)

 

6. Identificación de la clave de reparto: Existen elementos de coste que su reparto será exclusivo a alguna de las actividades del servicio (p.e. costes de aprovisionamientos, que correspondería su asignación 100% a la actividad comedor). Sin embargo, existen otros elementos de coste que se repartirán entre más de 1 actividad (p.e. el coste del personal educador que presta a comedor, acogida y escolaridad). Para estos últimos casos en que existe más de una actividad «beneficiaría» hay que identificar alguna clave de reparto como podría ser la dedicación horaria a cada actividad por parte del personal educador.

 

7. Aplicación de la clave de reparto a cada actividad: La anterior fase nos proporciona un coeficiente o porcentaje de reparto a cada una de las actividades (pe escolaridad, matrícula, material, comedor y acogida) que se aplicará a un determinado coste (pe coste de la luz) y obtener -se el correspondiente coste por actividad.

 

8. Obtención del coste objetivo por actividad y según portador de coste: Como fase final, se obtendrá, tanto en cuanto a los costes del Ayuntamiento como con respecto a los del gestor del servicio, el coste objetivo global del servicio así como el individualizado por actividades (comedor, escolaridad, acogida, matrícula , material escolar en el caso de la ejemplos de guarderías). La consolidación de los costes del Ayuntamiento y del gestor del servicio, nos proporcionará el coste global «objetivo del servicio.

 

 

La obtención del coste objetivo del servicio y en aquellos servicios como las guarderías, la obtención de los costes objetivo por «subactividad» resulta de especial trascendencia ya que nos permite tomar una perspectiva del servicio, nos facilita la toma de decisiones así como contribuye a una óptima asignación de los recursos. Si requieres de cualquier tipo de apoyo en la determinación del coste objetivo de alguno de tus servicios municipales por finalización de contrato, por aumento no justificado del precio del servicio en los últimos años o cualquier otro motivo, desde Senderos Financieros somos especialistas en la prestación de servicios de auditoría y control de servicios municipales.